ARGENTINA / “Inaceptable, inviable y disparatado” / Nota






El ministro de Justicia, Julio Alak, calificó el reclamo opositor de modificar el régimen electoral con el que se celebrarán los comicios de octubre como “constitucionalmente inaceptable, legalmente inviable y políticamente disparatado”. El funcionario, a cargo del área que provee la logística para la realización de las elecciones y el escrutinio, dijo que “para que sea respetable, toda propuesta de reforma del sistema electoral debe ser planteada fuera de los tiempos de campaña, en sesiones ordinarias del Congreso y con el tiempo necesario para una reflexión profunda que favorezca el mayor consenso posible”. Mientras tanto, diputados de la oposición buscan avanzar con esa reforma y ayer presentaron una nota para que la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara baja incorpore ese tema a la agenda de la próxima reunión.



“El artículo 77 de la Constitución Nacional establece que los proyectos de ley que modifiquen el régimen electoral y de partidos políticos deberán ser aprobados por mayoría absoluta del total de los miembros de ambas cámaras”, recordó Alak, que interpretó este requisito como “la voluntad del constituyente” de “favorecer un amplio y prolongado debate sobre la normativa básica del sistema democrático”. Por eso, aseguró el ministro de Justicia, el reclamo opositor “es inviable porque resulta imposible que, en el medio de la campaña electoral y cuando faltan sólo 39 días hábiles para la elección nacional, los legisladores puedan cumplir con los requisitos”.

Para el funcionario, el pedido formulado por Cambiemos, UNA y Progresistas, los tres principales espacios de la oposición, para que se modifique el modo de votación antes de octubre, es “políticamente malintencionado” porque saben “perfectamente que lo que reclaman es inaceptable constitucionalmente e imposible legalmente” y lo hacen “para encubrir derrotas electorales que sólo expresan la voluntad popular” de los argentinos. “Llama poderosamente la atención” que agitaran “mediáticamente el fantasma del fraude en tres provincias con sistemas de votación diferentes”.

Ayer Alak compartió un acto con el gobernador de Chaco y ex jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, que también se refirió a este tema. “La oposición ya ha cuestionado todos los sistemas electorales”, señaló. Para el actual candidato a intendente de Resistencia, lo que la oposición cuestiona es “la democracia y todo su sistema electoral” y “no quieren elecciones, porque cuando participan pierden, ya que la manifestación de la voluntad popular no los favorece”.

Desde la Cámara Nacional Electoral, en tanto, reiteraron que “una reforma” del sistema “en el medio del proceso puede tener más daños que beneficios”, y que si bien consideran “imperioso” practicar ciertos cambios, “estas cuestiones no ponen en duda la legitimidad del proceso; eso está fuera de discusión”. Así lo manifestó el secretario de ese tribunal, Hernán Goncalves Figueiredo. “La Cámara no está queriendo decir, en los últimos ocho años que viene reclamando una modificación del sistema de votación, que no se puede asegurar que el resultado responda a la verdadera voluntad de los votantes. Eso está fuera de duda”, aclaró.



En ese sentido, explicó que “hay aspectos que tal vez sí se pueden actualizar sin poner en riesgo el proceso, sin perturbarlo” pero “ninguna de las medidas que la Cámara señaló como imprescindibles de mejoramiento hacen parte de algo que estructuralmente sea indispensable para garantizar la legitimidad del actual proceso electoral”. Con el objetivo de avanzar en este tema, la CNE convocó para el martes próximo a una audiencia con organizaciones de la sociedad civil para “considerar medidas que optimicen la transparencia” de los próximos comicios.

La oposición desconoció estos planteos y continúa haciendo campaña con el tema. Ayer, los diputados que el jueves habían planteado la necesidad de modificar el sistema de votación, presentaron una nota solicitándole a la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Diana Conti, que incorpore el asunto al temario de la próxima reunión, que aún no tiene fecha. La nota, que lleva las firmas del presidente del bloque radical, Mario Negri, de los macristas Laura Alonso y Pablo Tonelli, y del massista Adrián Pérez, incluye la evaluación de un total de 14 proyectos, elaborados por distintos legisladores en los últimos años.

Mientras tanto, el Frente Renovador, que busca capitalizar electoralmente el asunto, presentó una nueva propuesta para implementar en octubre: una “lapicera electrónica o smart pen” que permita que los presidentes de mesa “envíen al centro de cómputos a través de celulares encriptados” los resultados de cada urna, agilizando el recuento.

(Página 12, sábado 29 de agosto de 2015)

Image Hosted by ImageShack.us